Ansiedad por separación en los perros

Ansiedad por separación en los perros

La ansiedad por separación es un problema que supone entre un 20 y un 40% del total de consultas en etología clínica canina. Es una distorsión del comportamiento que aparece cuando el perro deja de tener contacto con su propietario durante un tiempo determinado, debido a que este se ausenta de casa y el perro se queda solo. También puede aparecer cuando está en casa pero el perro no puede acceder a él.

¿Cuales son las consecuencias de la ansiedad por separación?.

En los perros que presentan ansiedad por separación esta suele dar lugar a un cuadro de ansiedad. Esto se traduce normalmente en uno o varios de los siguientes comportamientos:

  • Conducta destructiva, hiperactividad.
  • Ladridos, gemidos o aullidos exagerados.
  • Eliminación inadecuada (defecación o micción sin control).

También pueden aparecer otros síntomas como anorexia, aumento de la salivación, vómitos, diarrea y automutilación por lamidos constantes. La aparición de unos síntomas más o menos graves depende de cada perro y de su personalidad.

Estos comportamientos se dan con mayor intensidad al poco tiempo de la salida del dueño, entre media hora y una hora después. Y la mayoría de los perros que sufren de este problema suelen ser muy dependientes de sus dueños, siempre buscando su atención y siguiéndoles continuamente.

Es importante volver a remarcar que no todos los perros que presentan alguno o todos los comportamientos anteriormente mencionados tienen ansiedad por separación. El veterinario etólogo debe hacer un diagnóstico diferencial porque estos cambios de conducta pueden estar causados por otros muchos problemas.

En caso de confirmarse el diagnóstico de ansiedad por separación, será importante comenzar el tratamiento para frenar el problema lo más pronto posible. El pronóstico es mejor en perros jóvenes que en adultos, y también en los casos en los que el animal presenta sólo uno de los tres comportamientos más comunes.

La ansiedad por separación no se resuelve castrando al perro ni tampoco mediante el castigo, que incluso podría aumentar la respuesta de ansiedad. El tratamiento incluye dos partes: el adiestramiento del animal (habituándole a la ausencia del propietario de forma gradual, ignorando las conductas de ansiedad para reforzar su independencia y con ejercicios de obediencia) y la administración de fármacos bajo prescripción y supervisión veterinaria.

¿Cómo evitar la ansiedad por separación en mi perro?.

Vuelves a casa de un largo día de trabajo y te encuentras con un torbellino de energía que no para de girar y saltar. Tu perro te sigue hasta tu sala de estar, donde compruebas que ha mordido hasta romper tu par de zapatos favoritos y algunos cojines. Poco después, además, tu vecino se acerca para decirte que, de nuevo, tu perro ha estado molestando a los vecinos con continuos aullidos y ladridos mientras que te encontrabas fuera de casa. ¿Te resulta familiar este escenario?.¿Te sientes identificado con esta escena?. Pues entonces es posible que tu perro sufra de ansiedad por separación.

En la naturaleza, los perros casi nunca se alejan de su jauría. Por eso son animales que dependen continuamente del grupo. Y tú eres parte importante de ese grupo. Es tu deber ayudarle para que esta situación antinatural sea lo menos estresante posible para tu mascota.

Aplicando seis fáciles consejos podrás conseguir aliviar la ansiedad por separación:

Un paseo antes de ausentarte de casa.

Empezar el día llevando a tu perro a dar un paseo enérgico es una gran idea. Para que, durante el paseo, el gasto energético del perro sea mayor y llegue así a casa más cansado, utilizar una mochila para perros con peso extra es una buena táctica. Luego recompensa ese esfuerzo extra junto a su tranquilidad y sumisión con comida y agua.

Es posible que algunos perros necesiten descansar antes de comer, pero todos los canes han de hidratarse después del paseo. La idea es que tu perro entre en un modo tranquilo y de descanso mientras tu está fuera de casa.

Sin tocar, sin hablar, sin contacto visual.

Evita los excesos de cariño y tiempo en las bienvenidas y despedidas. No des la sensación al perro de que es una situación anormal el salir o entrar a casa. De esta manera, le estás comunicando que el tiempo de separación es algo natural y que no tiene ninguna importancia. Sólo es una situación más, como el resto que se dan durante el día.

Dependiendo de la gravedad de la ansiedad del perro, puede que tengas que practicar esto durante un tiempo, dedicando desde cinco minutos o hasta una hora, tanto antes de salir como cuando vuelvas. Se trata de hacer repeticiones de salida y entrada hasta que él lo tome de forma calmada.

Despídase de su perro mucho antes de irse.

¿Tienes problemas para practicar «no tocar, no hablar, no mirar a los ojos» explicado en el punto anterior?. Una forma de hacerlo más llevadero es dedicando un momento para darle unas caricias y decirle a tu perro que lo echarás de menos. Pero hazlo mucho antes de irte.

Ten en cuenta que esto sirve para que puedas reprimir tus ganas de acariciarle justo antes de irte. Tu perro no se sentirá mal en ningún caso si no le dices adiós cuando te marches.

Mantén la calma y la firmeza

Cuando estés listo para salir hacia el trabajo, deja atrás cualquier sentimiento de culpa, nerviosismo o preocupación. En su lugar, házle saber a tu perro que todo va a estar bien, proyectando la energía de confianza que se supone a un líder de la manada. Un líder tranquilo y asertivo puede aliviar la ansiedad por separación en los perros.

Para ayudarle a estar tranquilo  puedes ayudarte de algún objeto que le guste, como una manta o algún juguete para perros que no sea peligroso ni pueda causarle ningún problema mientras que tú no estés.

Empieza poco a poco, dejando a tu perro solo durante cinco minutos.

Deja a tu perro solo cinco minutos, luego extiende el tiempo a veinte minutos, luego una hora. Continúa incrementando el tiempo que pasa fuera hasta que puedas salir durante ocho horas completas sin que suponga problemas para el perro.

Este consejo es aplicable prácticamente a todas los trabajos de educación canina. La rutina progresiva es una buena forma de trabajar.

Deje a tu perro con un buen audiolibro.

Los estudios han demostrado que los audiolibros pueden tener un efecto calmante en los perros y ayudar a disminuir su ansiedad por separación. El sonido de una voz humana puede ayudar a reducir su estrés mientras usted no está en casa.

No será tu voz, pero en cuanto empiece a familiarizarse con ella, será como si siempre estuviese en compañía.

 

Espero que todos estos consejos te ayuden si tu perro sufre de estrés o ansiedad por separación. Pero ten en cuenta que, si no evoluciona y los síntomas se van agravando, no debes descuidarlo y acudir a tu veterinario de confianza tan pronto como sea posible.

Deja una respuesta